Pastores como hombres responsables de almas

Reagan Rose | December 26, 2019

Cuando estaba en la secundaria, trabajaba para la empresa de limpieza que limpiaba mi escuela. Todos los días después de clase me cambiaba de ropa y me dirigía a la sala de calderas para buscar mi bote de basura y el balde para el trapeador. Trabajé en un equipo con otro chico. Teníamos varias tareas de limpieza como sacar los botes de basura, pasar la aspiradora, limpiar los mostradores y trapear los martes y jueves. ¡Oh, cómo odiábamos trapear! Tal vez era la espera de que el balde se llenara de agua, el asqueroso chapoteo de pegar esa esponja de lana mojada sobre el piso de baldosas, o el agotador esfuerzo de tirar el agua sucia del trapeador por el desagüe. Fuera lo que fuera, lo odiábamos.

Siendo adolescentes que odiaban el trapeador y queriendo terminar el trabajo lo más rápido posible para que pudiéramos salir con amigos, a veces hacíamos trampa. Un evento en particular se ilumina en esa área de la memoria que vívidamente almacena los momentos más embarazosos de la vida de uno: Mi compañero de trabajo y yo decidimos que íbamos a “trapear apresuradamente” los salones de clase que nos habían asignado para que pudiéramos salir de allí temprano y jugar al baloncesto. Incluso hicimos una competencia de eso. Después de llenar nuestros pequeños baldes amarillos, nos fuimos. Literalmente corríamos por los pasillos de clase en clase, salpicando charcos de agua sucia de trapeador en el piso a cada paso, deslizando perezosamente grandes rayas húmedas por el piso y dejando tiras de trapeador sueltas debajo de las patas de la mesa y atascadas en las puertas.

Nos movíamos tan rápido que no nos dimos cuenta del hecho de que nuestra pequeña carrera de trapeadores se llevaba a cabo ante una audiencia de cada uno de los maestros que se habían quedado hasta tarde para calificar los trabajos y prepararse para el siguiente día de clases. Observaron con horror cómo corríamos a través de sus aulas esparciendo sucios charcos de agua por el suelo al instante. Al final de la limpieza, mi compañero de trabajo y yo estábamos exhaustos, empapados con una mezcla de sudor y agua jabonosa en el piso. Habíamos terminado rápidamente, eso era seguro, pero lejos de haber limpiado los suelos que nos habían encargado de limpiar, habíamos dejado un desastre aún mayor a nuestra llegada. Y fue entonces cuando sonó mi teléfono: Era el jefe.

Aparentemente, muchos de los profesores cuyas aulas habíamos “fregado” no estaban demasiado satisfechos con nuestros eficientes hábitos de trabajo. El jefe no estaba nada contento. “¡Explícate!”, me dijo él. ¿Qué se supone que debíamos decir? ¿Que teníamos una carrera? ¿Que intentábamos hacerlo rápido para poder jugar al baloncesto con nuestros amigos? Realmente no había excusa. Ese día aprendí lo que significa dar cuenta de tus obras.

Ahora bien, una cosa es tomar atajos en el trabajo de limpieza, pero imagínate tener que dar cuenta de las almas de los seres humanos. Y tener que dar cuenta no a un jefe terrenal, sino al propio Hijo de Dios resucitado: a nuestro Señor y Maestro, Jesucristo. Bueno, eso es exactamente lo que todo pastor está obligado a hacer. Y es esa perspectiva temerosa la que debería hacer que se nos hiele la sangre.

LLAMADO A DAR CUENTA

En el capítulo 13 de Hebreos, el escritor exhorta a los miembros de la iglesia a obedecer a sus líderes, sometiéndose voluntariamente a ellos:

Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

(Hebreos 13:17)

En otras palabras, cada miembro de la iglesia debe tener cuidado de someterse a los líderes de la iglesia porque esos pastores y ancianos serán considerados responsables ante el Señor Jesucristo por la manera en que guardaron la vigilancia sobre las almas bajo su cuidado. Es una tarea difícil en verdad.

Aunque este pasaje está dirigido a los miembros de la iglesia, sería difícil para cualquier pastor sobrio leer esas palabras sin un trago de agua helada corriendo por sus venas. Esta es una responsabilidad aterradora. Y hay por lo menos tres razones por las cuales este pasaje debe infundir temor en el corazón de todo pastor.

1. Las almas son eternas

Hebreos 13:17 dice claramente que los gobernantes de la iglesia vigilan las almas de las personas. La primera razón por la cual este cargo a los pastores y ancianos es tan serio es que estas almas que están siendo vigiladas son eternas. Mientras que el trabajo de pastor no parece tan peligroso como el de bombero, soldado o instructor de paracaidismo, el ministerio es en realidad una apuesta muy alta.


El costo del fracaso ministerial es el destino eterno de las mismas personas que el Señor ha confiado a nuestro cuidado.


Ciertamente, la responsabilidad de creer en el evangelio está en el individuo. Ezequiel 18:20 deja claro que son los individuos los que son juzgados por sus propios pecados. Pero los ministros son acusados como vigilantes, sub-pastores del gran Pastor, con la responsabilidad de advertir a los pecadores del juicio inminente de Dios. Si no hacemos esta advertencia a ese hombre en nuestra iglesia, Dios dice en Ezequiel 33:7–9, que “su sangre la necesitaré de tu mano”.

Cuando un pastor lee que es responsable ante Dios por las almas bajo su cuidado, la primera razón por la que su sangre se enfría es porque las almas de las que es responsable son eternas. Si fallamos en advertirles acerca de la ira de Dios y decirles del evangelio que puede salvarlos, tendremos un juicio con el Señor mismo. Y se toma este asunto muy en serio.

2. Las almas fueron compradas con la sangre de Cristo

Esta responsabilidad de observar el alma no es sólo acerca de la evangelización. También se refiere al cuidado de las almas eternas que Dios ya ha regenerado. Somos responsables del cuidado del alma de los cristianos. Nuestras fallas en dirigirlos hacia Cristo—la semejanza con Cristo y una mayor santificación pueden no condenarlos, pero les robará el gozo terrenal y las recompensas eternas—o, lo que es peor, nuestra negligencia o mal ejemplo, puede hacer que uno de los preciosos hijos de Cristo pequen. El Señor le advirtió severamente al respecto: “Y al que haga tropezar a uno de estos pequeños que creen, mejor le fuera que, con una pesada piedra de molino colgada al cuello, lo arrojaran al mar”. (Marcos 9:42).

¿Por qué el Señor toma tan en serio la condición espiritual de sus santos? ¿Por qué los valora tanto?


Porque los creyentes fueron comprados a un precio muy alto.


En Hebreos 13, unos versículos antes, en el versículo 12, se nos dice que Jesús sufrió para “santificar al pueblo con su propia sangre”. Y Hechos 20:28 lo pone aún más claramente: “Velad por vosotros mismos y por todo el rebaño, en el que el Espíritu Santo os ha puesto como capataces, para que pastoreéis la iglesia de Dios que compró con su propia sangre”.

Así que tenemos la segunda razón por la cual la sangre de cada pastor se debe enfriar al leer Hebreos 13:17: Porque las almas de las que él debe dar cuenta no sólo son eternas, sino que son eternamente valiosas para Jesucristo. Él los compró con Su propia sangre. ¡Se trata de una responsabilidad muy significativa! ¿Quién es suficiente para esas cosas?

3. Somos demasiado débiles para la tarea

John Knox, el gran reformador escocés, se topó cara a cara con el peso del llamado al ministerio. Cuando algunos de los hombres con los que servía confirmaron verbalmente ese llamado al ministerio que sin duda ya estaba clamando fuertemente en el corazón de Knox, se dice que él se puso a llorar, e inicialmente rechazó el llamado. Y ten en cuenta que John Knox no era un débil, y ciertamente no era un cobarde. Habiendo servido como esclavo en una galera en un barco francés y habiendo sido empleado como guardaespaldas del predicador George Wishart, este no era un hombre dado a la debilidad. ¿Cómo podría el llamado al ministerio haber provocado tal temor en el corazón de este hombre fornido? Knox sabía a quién tenía que dar cuenta.

Es muy diferente en nuestros días, ¿no? Cualquier cabeza hueca con un poco de carisma es “apto” para tomar el título de “pastor” e identificarse a sí mismo como digno de enseñar al pueblo de Dios. Para estos asalariados, las advertencias como la de Santiago 3 son simplemente sugerencias para alguien más: “No se conviertan muchos de ustedes en maestros, hermanos míos, sabiendo que, como tales, incurriremos en un juicio más estricto” (Santiago 3:1). Ellos leyeron Hebreos 13 y nunca se les ocurriría reaccionar como lo hizo Knox. No se lo toman en serio. Piensan que su personalidad, vocabulario y visión son suficientes para calificarlos para enseñar al pueblo de Dios. Pero lo que todo ministro serio que se ocupa de las almas debe enfrentar es el terror humillante de su propia insuficiencia para la tarea, especialmente a la luz de la temerosa perspectiva de rendir cuentas al Maestro algún día.

SUFICIENCIA, DEPENDENCIA Y SEMINARIO

Sólo la humilde comprensión del peso de la tarea nos llevará a la dependencia necesaria para cumplirla. Porque el que llama también provee, ya “que también nos hizo aptos como siervos de una nueva alianza, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida”. (2 Corintios 3:6) Cuando leas Hebreos 13:17 y tu sangre se ponga fría, deja que te lleve de regreso al calor del Hijo. Aférrate a Aquel que provee y equipa a Sus pastores para la noble tarea a la que nos ha llamado.

Y esa misma humildad que nos lleva a depender de la suficiencia provista por Dios para el ministerio también debería llevarnos a buscar las herramientas que estén disponible para nosotros. El seminario no es un requisito para el ministerio, pero si usted es capaz, y conociendo la seriedad del llamado al ministerio evangélico, ¿por qué no aprovechar todas las oportunidades de preparación?


Reagan Rose avatar
Reagan Rose es el director de plataformas digitales del ministerio Gracia a Vosotros. Él además es autor de Reedeming Productivity, un blog sobre cómo los cristianos deben enfocarse en hacer las cosas. Reagan consiguió su Maestría en Divinidad de TMS en 2017.

Ponte en contacto con TMS

apply icon
contact icon
visit icon
find a church icon
give icon