La inerrancia de las Escrituras y la predicación expositiva

Josué Pineda | September 26, 2019

¿Por qué la inerrancia Bíblica demanda la predicación expositiva?

La Biblia es inerrante, infalible, autoritativa y relevante por cuánto es la Palabra de Dios. Es el medio por medio del cual Dios se ha revelado a Sí mismo, Su voluntad y Su plan de salvación. Él ha querido comunicarse con nosotros y lo ha hecho claramente por medio de Su Palabra. Por eso tomamos Su Palabra seriamente a la hora de predicarla. Debemos ser fieles en predicar con precisión (2 Tim 2:15) porque Su Palabra obra para salvación de los incrédulos y para santificación de los creyentes.

Dios nos ha dado Su Palabra que es verdad (Jn 17:17). Esto es porque Él es el único Dios verdadero. No hay nadie como Él. Además, Dios es veraz. No es como los hombres que fluctúan y no pueden cumplir sus promesas en ocasiones. Todo lo que Dios promete, simplemente es. Todo lo que ha dicho en Su Palabra se ha cumplido y se cumplirá porque Él es fiel. Dios es el Creador y es también el Soberano de las naciones. No hay nada imposible para Él. (Jer 32:27) Por otro lado, Dios nunca miente. (Nm 23:19) Todo lo creado fue hecho con el poder de Su palabra. (Sal 33:6) Su Palabra es viva y eficaz y es inspirada por Dios. (Heb 4:12; 2 Tim 3:16)

Debemos ser fieles en predicar con precisión

Si Dios decidió revelarnos su Palabra debemos interpretarla de la forma correcta. Algunos ejemplos de las preguntas que debemos hacer para estudiar el texto son las siguientes:

  • ¿Quién escribe?
  • ¿Cuál era la audiencia original?
  • ¿Qué estaba pasando?
  • ¿Cuándo fue escrito?
  • ¿Por qué se escribió?
  • ¿Cuáles son los principios atemporales que Dios reveló que podemos aplicar en la actualidad?
  • ¿Qué género literario utiliza el autor?
  • ¿Qué significaban las palabras que se escribieron?
  • ¿Cuál es el contexto?

Estas preguntas nos ayudarán a entender y por lo tanto interpretar lo que el Espíritu de Dios quiso comunicar a través de Su Palabra. Si genuinamente queremos interpretar Su Palabra fielmente, no podemos “importar” nada al texto (eiségesis) sino debemos obtener del mismo todo lo que necesitemos (exégesis). Debemos interpretar la Escritura a la luz de la Escritura misma. Por esta razón, la exégesis es fundamental y clave para predicar y para hacerlo expositivamente. La intención es entender claramente lo que el autor quiso transmitir para poder explicar con claridad lo que Dios quiso comunicar. (Neh 8:8) Posteriormente, debemos predicar, anunciar o exponer esas verdades atemporales, esos principios que Dios ha querido revelarnos a nosotros y que quiere que obedezcamos. La Biblia misma nos da el mandato de predicar la Palabra, de exponer la verdad. (2 Tim 4:1–4)

¿Cuáles son los beneficios de la predicación expositiva para la iglesia?

La predicación expositiva recoge a la perfección todo lo dicho anteriormente: demanda fidelidad al texto, una alta preparación y dependencia del Señor para hablar autoritativamente. Su Palabra es verdad y es inerrante porque Dios es verdad y Él no cambia ni falla. Por eso debemos predicar fielmente Su palabra, exponiendo el texto con precisión. La predicación expositiva y fiel expone la Palabra de Dios tal como Él lo quiso, dando la autoridad y relevancia total a la misma y reconociendo que es fuente inerrante e infalible de la voluntad de Dios.

Predicar expositivamente honra a Dios y Su Palabra revelada.

La predicación expositiva es la única que garantiza una fidelidad total a Su Palabra, ya que la considera como autoritativa, relevante, infalible e inerrante. Predicar expositivamente honra a Dios y Su Palabra revelada. La idea es que el predicador sea un simple canal para transmitir lo que Dios ya ha revelado. Esto le dará confianza de ponerse de pie frente a la congregación y decir con total confianza: “Así ha dicho el Señor en Su Palabra”. Esto no da lugar a opiniones, argumentos humanos, errores doctrinales ni morales, sino que el predicador trabaja arduamente en dependencia del Espíritu Santo para entender la intención del autor humano inspirado por el Autor divino. Se trata de descubrir qué quiso Dios revelarnos por medio de cada pasaje y entonces predicarlo, aplicándolo al oyente actual.

Predicar expositivamente garantiza fidelidad al texto y a Dios que nos reveló Su Palabra. La predicación expositiva tendrá por agenda lo que Dios ha querido comunicar y no lo que está de moda, la última teoría psicológica ni opiniones políticas. El predicador fiel debe depender totalmente de la Palabra de Dios y de Su Espíritu Santo. No depende de él mismo y su creatividad. Esto hará que la predicación sea menos subjetiva y que garantice que lo que se está predicando es la voluntad de Dios. Esto permitirá que la iglesia se centre en Dios y no en el hombre, además de garantizar que no se hablará solo de los temas favoritos del predicador sino que se hablará incluso de aquellos temas escabrosos que no los escogeríamos para predicar si dependiese de nuestra decisión. Por último, la iglesia será bendecida porque podrá ver cómo fue el proceso que se siguió para interpretar y eso le da mucha transparencia, objetividad e independencia del predicador. Es obvio que quien habla es el Señor. De esta manera todo lo que queda de manifiesto es las riquezas y poder de las Escrituras, no las del expositor. Prediquemos Su Palabra fielmente para que Dios sea el que hable y Su Espíritu sea el que obre a través de ella, trayendo salvación a los incrédulos y santificando a los creyentes.


Josué Pineda avatar
Josué Pineda Josué Pineda (M.Div.) es coordinador administrativo de educación en español e instructor de sección en The Master´s Seminary. Además, sirve en la enseñanza, cuido congregacional y discipulado en el ministerio hispano de Grace Community Church en Los Angeles, California. Actualmente está cursando una maestría en teología (Th.M.) en TMS. Está casado con su esposa Mabe y juntos tienen dos hijos: Daniel y Valentina. Puedes seguirlo en Twitter: @josh0606.

Ponte en contacto con TMS

apply icon
contact icon
visit icon
find a church icon
give icon